Sobre el mural tapao

(Fragmento de la historieta “Recuerda” de Carlos Jimenez)

Diego Felipe Becerra lo mataron por menos. Si haces un grafiti en las paredes de un banco, al otro día podrás ver a un empleado borrándolo. En Cali, en los últimos años del gobierno Uribe, había un escuadrón encargado de tachar grafitis políticos. Tachar o pintar encima sobre algo en que te esmeraste e invertiste tiempo en pintar, son gajes del oficio que muchos grafiteros y muralistas callejeros saben de sobra. Es prácticamente una ley: una pintura en la calle es efímera. Y la forma en que varios de estos artistas urbanos enfrentan esa realidad es seguir necios con su oficio, rayar de nuevo, allí o en otro lado. Es una lástima que muchas obras se pierdan de esa manera, pero si la intención es conservar un mural de posibles alteraciones, destrucciones o censuras, ponle un vidrio o mejor pinta en otra cosa: en un lienzo y protegido bajo techo con un vigilante que no deje acercarse a los espectadores y posibles perpetradores. Si esta no es la intención, está bien, pero tengan en cuenta que el final de aquel “dialogo dibujado” pudo haber sido distinto y muy probablemente con el tiempo habrían aparecido tags, stenciles, carteles o hasta un “millos campeón”. Yo hubiera preferido eso.

Pero morir es inevitable y un mural no está exento de la norma. ¿Cuántas veces habrán limpiado o renovado los metros grafiteados en New York? o para no ir muy lejos, ¿qué paso con los grafitis que pintaron en el metro de Medellín o el Transmilenio? La gran diferencia con este caso, es que ustedes están amparados por un contrato que garantiza el bienestar de su obra, porque el joven artista callejero que entra ilegalmente a los patios del metro para pintar no tendrá ni eso, lo más probable un arresto, una bala y hasta morir atropellado en los rieles, como ya ha pasado antes.

Por razones políticas y justo después de terminada, “El hombre en la encrucijada” fue mandado a destruir por el mismo hombre que contrato a Rivera, cosa que hizo de esto un hecho verdaderamente lamentable. Y si bien, no es justo comparar este “dialogo dibujado” con la obra del maestro mexicano, es tal vez una situación similar y nos puede ayudar a tener en cuenta que todo lo que expongamos públicamente es vulnerable a la mano bruta que maneja un cincel, aerosol o brocha, cumpliendo las órdenes de unos superiores que discreparan con lo pintado. No es la primera vez, pero con esto no quiero pedir que caigan en la resignación.

“…Soñé que tapaban todo nuestro mural con la palabra vida” dice una de las señoras pintadas por Lucas, como si de una premonición o de una deducción sobre las posibles reacciones a los tintes políticos de su dialogo en conjunto con Powerpaola. Fueron menos creativos, pero muy efectivos en cumplirlo. Hasta el momento para mí no es claro lo que pasó esa mañana, pero me quedo con el testimonio que narran en el artículo de El Espectador. Pudieron hacerle cara al trabajador, no dejarlo pintar, quitarle el rodillo o patearle el cubo de pintura, “defienda su talento” como dirán. En estos momentos él hubiera es inútil, y cada quien es valiente a su manera. La acción de volver a pintar y señalar lo que estaba pintado sobre lo tapado es lo más acertado que ha pasado en todo este asunto, resaltando aún más todo el mensaje del muro original. Fue un acto burdo por parte del colombo americano y ustedes supieron responder a diferencia de ellos.

¿Qué se hace ahora? ¿Retiran o no las obras de la exposición? ¿Boicot por parte de los demás artistas? Creo que en estas circunstancias, eso no hace nada. Entiendo que esto provoque la ira y la decepción, pero tomar estas acciones lo interpreto más como un acto más vengativo que aleccionador. Y al final el único perjudicado no es el artista, también lo es el público. El mismo al que le negaron el mural también se le podría negar la exposición. Y en lo que a mí me consta es, que si algo necesita el público, es arte y exponerse a él. Negar la exhibición podría ser una victoria para el que dio la orden de censurar. Creo que en muchas situaciones la mejor respuesta es ser creativos y buscar una alternativa a lo obvio. Aprovechar el espacio, los medios y el ingenio para magnificar aún más todo aquello que se quiso decir. Hay que hacer que la gente vaya y vea a Trump culiandose a un águila calva. Invitar a la gente a que asistan al resto del salón, que conozcan todas las demás propuestas que hablan sobre la situación en la que vivimos, nuestra historia y cultura, todo eso que, de haber una oportunidad, de seguro lo destruirían.

Sean necios como el grafitero, que nadie nos quita lo pintado, por mucho pintuco que le pongan encima.

 

Luto
Historietista, dibujante y fanzinero de la ciudad de Cali. Maestro en artes plásticas egresado del instituto Departamental de Bellas Artes de la ciudad. Su trabajo se ha publicado en distintas revistas de comics nacionales e internacionales como Larva, Robot, Dr. Fausto, Carboncito (Perú), Taco de ojo (México), o en la antología de comic colombiano Comme Viñetas (Francia). También publica los fanzines Minora, Rok o Carefukyou, y el libro Viñetero, ganador de la beca para publicación, comics o novela gráfica de las becas de estímulos Cali 2018. Ha coordinado el cineclub Videodromo, proyecto que se desarrolló por más de cuatro años y en donde se proyecta cine para gallinazos (serie B, terror, ciencia ficción, explotation, etc.). Actualmente está en el comité coordinador de la feria de gráfica y publicaciones independientes Subterranea, en el museo La Tertulia. En su obra se manifiesta un interés por el rokanrol, el comic, el erotismo, lo monstruoso y el humor negro.
Luto on FacebookLuto on Instagram

NO SE PIERDA DE NADA

Subscríbase a nuestra GACETA, para estar al día con nuestro contenido


Síganos en redes: