¿De opacidades y parcialidades? Grupo Artestudio (Andrés Cárdenas, Ricardo Rozo)

En momentos como el actual, en pleno apogeo del COVID-19, en donde gran parte de los espacios institucionales e independientes de la esfera del arte colombiana en sus diferentes disciplinas hemos tenido que cerrar nuestras actividades presenciales, aún con rumbos inciertos, no deja de asombrarnos cómo ante la inminente crisis económica del sector, ciertas decisiones tomadas al interior de las instituciones públicas  que ´´representan´´ al sector cultural, como son Idartes y Mincultura, se toman decisiones y se efectúan procedimientos administrativos éticamente cuestionables dentro de sus respectivos Programas de Estímulos. Comportamientos y procedimientos opacos, difusos, al parecer, a favor de intereses particulares. No se explica cómo en estímulos específicos del Mincultura como la Beca Nacional de Espacios Independientes de Artes Plásticas ni siquiera se hace pública la designación de los/las jurados, ni los puntajes de los participantes, ni los mecanismos que llevaron a la selección de los jurados/as que evaluarán la atribución de unos recursos públicos, siempre escasos. Este no es el corazón del texto, pero si vale la pena cuestionarse:

 ¿Hasta dónde y hasta cuándo estamos dispuestos a tolerar como sector conductas que podrían atentar contra los principios de transparencia que se esperan de la administración pública? 

Una de las becas más importantes para el sector capitalino de las Artes Plásticas es la Beca Programación de Artes Plásticas de Bogotá-Red Galería Santa Fe del Instituto Distrital de las Artes de Bogotá (IDARTES) y su categoría más cuantiosa es la Programación Continua, pensada para que los espacios independientes y los colectivos sin espacio físico oferten a la ciudad de Bogotá una programación abierta y diversa, por un monto atribuible de hasta $49.000.000 en 2020, con una duración en su ejecución de hasta 9 meses. Es quizás una de las becas más significativas y apetecida por su pertinencia. Este año la participación ha sido particularmente masiva, lo cual será, sin duda, un hito para los indicadores de participación del IDARTES… Esto podría leerse como un llamado del sector a la institución, como petición, quizás, de una mayor solidaridad y apoyo ante la crisis e incertidumbre que atravesamos. 

Lamentablemente, una serie de decisiones, no muy claras, un tanto torpes y  contradictorias, se aprecian al observar las actas, listados y resoluciones de designación de jurados/das de dicha convocatoria pública. En el fondo, no se trata de atacar y abuchear a las personas implicadas, sino de develar ambigüedades e imprecisiones que de cierta forma lastiman los derechos ciudadanos de participación e igualdad, atentan contra la transparencia y tal vez contra el debido proceso: las Condiciones Generales de Participación del Banco de Jurados del Portafolio Distrital de Estímulos 2020, principiospor demásescuetos, ambiguos e imprecisos en lo referente a los criterios de conflicto, pues no permiten apaciguar las filiaciones laborales,  los nexos afectivos o de amiguismos entre posibles jurados y participantesBien sabemos que el sector está lleno de filiaciones afectivas, de amigos, de intereses que van más allá de lo profesional, de favores y de funcionarios/as de turno dispuestos a usar su poder a la hora de ´´cuidar sus huevitos´´ o vengarse a través del lenguaje implícito. Ese currículum oculto, se amaña con la burocracia y los favores ideológico-afectivos, despreciando la meritocracia ¿Se parecen estas conductas de omisión, negligencia o corrupción al clientelismo político y estético?  ¿ Una suerte de endogamia de intereses privados que se trasladan sin reparo a la función pública?

Prendamos velas, muchas velas, rompamos marranos y piñatas en estos tiempos de encierro, para que otros espíritus nos visiten y nos ayuden a entender que para la construcción de un sector cultural vigoroso y creativo, útil a la sociedad colombiana, comienza barriendo en casa esas feas manías de pasar por encima de los demás. 

Las actas y resoluciones públicas pueden consultarse en: http://sicon.scrd.gov.co/site_SCRD_pv/publicar.html?id=283

 

Grupo Artestudio

Andrés Cárdenas

Ricardo Rozo

Guillermo Vanegas
En 2010 fundó Reemplaz0, donde realiza curadurías históricas y de arte contemporáneo. Fue curador de los 13 Salones Regionales de Artistas y del 44 Salón Nacional de Artistas. Trabajó en la Oficina de curaduría del Museo Nacional de Colombia y la Gerencia de artes de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Recibió la Beca de investigación monográfica del Ministerio de Cultura de Colombia en 2015, el Premio Internacional de Crítica de Arte de la revista Lápiz en 2005 y Premio de Ensayo Crítico, otorgado por el I. D. C. T, ese mismo año. Desde 2007 se desempeña como profesor en varias universidades bogotanas. A partir de 2016 coordina la sala de exposiciones ASAB.
Guillermo Vanegas on FacebookGuillermo Vanegas on Instagram