Comunicado de la comunidad estudiantil de la Facultad de Bellas Artes de UniAtlántico

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

 

“El que no tenga el valor de sacrificarse, por lo menos debe tener el pudor de callarse ante los que se sacrifican” rezaba José Martí.
Y sí, parece que la sociedad Barranquillera y del Atlántico es experta guardando silencio ante los sacrificios de sus habitantes, estudiantes, docentes, artistas y trabajadores.

Desde el martes 19 de enero, Elías Lacouture se instaló en la entrada principal de la Facultad de Bellas Artes para iniciar una huelga de hambre que presionara y acelerara la reconstrucción del edificio que empezó a desplomarse hace cuatro años. Con los días, estudiantes y demás nos acercamos a Elías para acompañarlo y para ponerlo al tanto de la situación real del proyecto de reconstrucción y la naturaleza de los atrasos en la mesa instalada para impulsar dicho proceso.

Luego de recibir a medios, transeúntes, estudiantes y artistas, la noticia sobre la huelga de Elías se hizo tendencia nacional, al mismo tiempo que las y los estudiantes continuamos presionando desde la mesa de trabajo para la reconstrucción de Bellas Artes.

Al tercer día de su llegada, Elías recibió una noticia junto a nosotros, la administración de la UA nos pidió un nuevo plazo de 90 días para presentar el proyecto de reconstrucción ante el Ministerio de Cultura, propuesta que Elías recibió contestando que sostendría la huelga de hambre hasta que iniciaran las obras de reconstrucción, por lo que solicitamos acompañamiento institucional para garantizar su salud y bienestar; solicitud que no fue atendida por el Rector.

Durante la convivencia, la personalidad de Elías nos cautivó y aprendimos muchísimo sobre su perspectiva única del mundo, del amor, de las formas de lucha y de la espiritualidad. Sin duda fue una experiencia reveladora y renovadora, pero el desgaste era inevitable y se hizo esperar hasta el sexto día cuando el cansancio de nosotros y nosotras, sumado a la afectación de la salud psicológica y física de Elías nos llenaba de preocupación y de miedo; emociones que Elías valerosamente pudo disipar pidiéndonos conservar la esperanza, la fe y la tranquilidad, pues consideraba que podíamos conseguir lo que exigimos todos y todas: la reconstrucción y restauración de Bellas Artes.

Es increíble como nos inspiró para resistir a su lado; no obstante, llegada la noche de su octavo día (26 de enero), luego de un episodio tenso entre él y algunas personas que lo acompañaban, Elías decidió atender el cansancio de su cuerpo y preocupado por la inoperancia de la gobernación consideró que su sacrificio y el nuestro estaba siendo ignorado. Por todo esto, Elías nos solicitó retirarnos de la huelga antes de anunciar que también se retiraría.

Llenos de impotencia aceptamos su decisión y la petición que nos hizo de mantenerlo al tanto del proceso al interior de la mesa técnica y la lucha por la defensa de Bellas Artes.

No nos queda más que agradecer el sacrificio y el ejemplo de Elías, quien nos recordó que sí se puede luchar desde el amor y que sí vale la pena pelear por el arte. Nuestra lucha continúa, no descansaremos hasta conseguir ese objetivo de tener una Bellas Artes restaurada, viva y renovada.

 

Universitariamente,

 

ESTUDIANTES QUE APOYAMOS A ELÍAS.

 

Compartido por Antonio Herrera.
Reemplaz0
Reemplaz0 on FacebookReemplaz0 on InstagramReemplaz0 on TwitterReemplaz0 on Youtube